4 febrero

2019

Programa Educación Financiera BBVA Francés 13° Edición

En 2019 renovamos nuestro compromiso con la educación becando a más jóvenes a través del Programa de Educación Financiera BBVA Francés.

BBVA apuesta por la formación en conocimientos y capacidades financieras de las
sociedades en las que desarrolla su actividad, para mejorar sus oportunidades y bienestar.

En ese sentido, entendemos a la educación como un pilar fundamental en la construcción y desarrollo de sociedades más igualitarias y equitativas.

En 2018, trabajamos con 21 ONG y 34 centros educativos en 29 localidades de 13 provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En total, beneficiamos a 1.119 alumnos.

Sobre el Programa de Educación Financiera BBVA Francés

El Programa de Educación Financiera BBVA Francés, de duración anual y renovable, está destinado a jóvenes de entre 12 y 19 años que se encuentran cursando la educación secundaria.

Sus objetivos principales son contribuir a que los jóvenes beneficiarios concluyan la educación secundaria, y lograr que adquieran conocimientos y habilidades financieras y administrativas, otorgándoles un producto bancario que facilita su inclusión en el sistema financiero.

Para hacer efectivo el pago de la beca, BBVA Francés otorga a cada beneficiario una Tarjeta Recargable VISA. Luego, junto a tutores pedagógicos pertenecientes a las instituciones aliadas, se trabaja con cada grupo de becados las nociones administrativas y financieras que los ayudarán a planificar sus gastos mensuales, y a pensar “económicamente”.

Desde sus comienzos, en el año 2007, el Programa de Educación Financiera BBVA Francés, ha beneficiado de forma directa a 13.575  jóvenes y en forma indirecta a más de 48 mil beneficiarios indirectos.

Su objetivo principal es contribuir a que los jóvenes beneficiarios concluyan la educación secundaria, adquiriendo conocimientos y habilidades financieras y administrativas, facilitándole su inclusión en el sistema financiero.

 

Objetivos Especificos

Fortalecer la integración y la permanencia en el sistema educativo de los jóvenes de familias de bajos ingresos, a partir de:

  • Disminuir la deserción escolar.
  • Disminuir el ausentismo a clases.
  • Disminuir el índice de repitencia.
  • Elevar el rendimiento académico de los jóvenes.
  • Estimular la formación integral de los jóvenes.
  • Acompañar a las familias de los jóvenes en el proceso de escolarización.
  • Fomentar los valores fundamentales de la educación y el esfuerzo personal.
  • Brindar al joven y a su familia un producto bancario (tarjeta recargable) facilitando su inclusión en el sistema financiero.